Posteado por: Wambo | 02/12/2012

LIBRO VS PELÍCULA: La última puerta (1999)


El club Dumas - La última puerta.

El club Dumas – La última puerta.

Inauguramos esta sección con la película de Roman Polanski La última puerta (The ninth gate) basada en la novela El club Dumas (o la sombra de Richelieu) del escritor español Arturo Pérez-Reverte.

Por un lado, tenemos un libro fascinante. Bueno, atrapante. Que no da descanso. Hecho con mucha inteligencia y con gran meticulosidad en donde dos historias se mezclan provocando aún más intriga. Por un lado, el misterio de un capitulo perdido de la novela Los tres mosqueteros de Alejandro Dumas; y por otro, la existencia de un libro antiquísimo para invocar al demonio llamado Las nueve puertas del reino de las sombras. Sobre aquel, existen tres copias, de las cuales se sospecha que solo uno es verdadero. Un excéntrico coleccionista de libros obsesionado por el demonio, contrata a Lucas Corso, un aficionado librero de prestigio, para que descubra el enigma. La clave estaría en los grabados que poseen y en las eventuales diferencias que podrían presentar.

En la historia de Pérez-Reverte, nuestro protagonista Lucas Corso, se mueve en un escenario de intriga regido por dos libros enigmáticos: el manuscrito apócrifo de Dumas El vino de Anjou (que correspondería a la historia de Los mosqueteros) y al libro que le quita el sueño al coleccionista de libros ocultistas llamado Varo Borja.

En contraposición, la película dirigida por Polanski, solo se basa con este último como trama argumental. Lo relacionado con Dumas, se extrajo de raíz. Ni señal del manuscrito, ni de referencias, ni de D’Artagnan ni nada. Es una historia de lleno basada en la búsqueda de lo oculto, de lleno en el camino esotérico. Nada de adornos literarios.

En ambos, tanto en el libro como en la película, los personajes se mantienen. Una que otra excepción que se entiende por haber de cierta forma mutilado la historia original, hace que en la película ciertos personajes brillen por su ausencia aunque como se trata de una adaptación,  no se percibe. Porque no es una puesta fidedigna al libro. El pie de la letra no rige. Sin embargo, es poderosamente fiel. Puede sonar contradictorio pero no lo es: se trata de un film que trabajó solo una trama argumental del libro de Pérez-Reverte y lo decoró al estilo Polanski para que no se hicieran ver vacíos en su narración.

La muchacha de los ojos misteriosos

Se trata de un personaje esencial. Que alberga gran parte de la intriga. Que sostiene la incertidumbre en todo momento. ¿Su nombre?, un misterio; ¿su presencia?, también.

Llamada Irene Adler (en honor a Conan Doyle) en el libro; y siendo encarnada por Emmanuelle Signer (la esposa de Polanski) en la película; resulta ser, en definitiva, la justificación del porqué hay que considerar, en ambos casos, estar en presencia de una pieza legitima de suspenso. Un acierto.

dd

Los bellos y enigmaticos ojos de la muchacha misteriosa.

Los grabados de lucifer

Lo atractivo de El club Dumas es lo visual que resulta ser. Se arma cierta complicidad con el lector. Cierta lógica que hay que compartir. Una suerte de “mejor entiéndelo por ti mismo para seguir avanzando”. El recurso empleado se logra mediante una serie de grabados medievales que aparecen -de la manera más inadvertida- a la vuelta de la página. Polanski tuvo el tacto suficiente para no perder este recurso. Tenemos entonces dos eslabones claves: la muchacha de los ojos misteriosos y los grabados del libro de las nueve puertas. Grabados que por cierto, son nueve.

A la izquierda, el grabado del viejo en el libro; a la derecha, en manos de Corso durante su investigación.

A la izquierda, el grabado del viejo en el libro; a la derecha, en manos de Corso durante su investigación.

Por dónde comenzar.

El gran pero que presenta el libro es que pierde mucha de su riqueza literaria si el lector no está familiarizado tanto con Alejandro Dumas como con la novela policíaca en sí, pues prácticamente durante toda la obra se hacen permanente guiños y referencias de lo más significativos a Conan Doyle, Le Blanc y evidentemente al mismo Dumas. Y  digo significativos porque cada referencia, cada asociación tiene la meta de describir arquetípicamente al personaje en cuestión. Así, tenemos una Irene Adler, a un Rochefort que no son tales y sin embargo sí lo son.

Si se parte con el libro, la impresión tras ver la película va a ser de vacío. De “mutilaron la obra”. Quizá de decepción. Si por el contrario se comienza con la película, el libro resultará nuevo. Tendrás inevitablemente a Johnny Depp dando vueltas pero eso es un detalle. Aflorará una segunda historia pero insisto, podría resultar tediosa para quien no esté familiarizado con las novelas policíacas y con la obra de Alejandro Dumas.

Trailer

 

y el ganador es…

Ambas son fantásticas pero me quedo con la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: