Posteado por: Wambo | 06/03/2011

Lunacy (Sílení), 2005


He regresado y cumplo con otra película. Ésta la vi hace muchísimo tiempo; sin duda merece ser compartida porque la encontré realmente notable. No despegué los ojos de la tele ni puse pausa para ir al baño. Así de atrapante.

Si tomamos los elementos del terror de Edgar Allan Poe y los mezclamos con todas las notas de placer y crueldad del Marqués de Sade obtenemos Lunacy. Tanto así que el mismo director al inicio de la película se toma unos minutos para hacer una referencia proponiendo la película como un homenaje para ellos.

La trama es bastante loca: un marqués bastante peculiar invita a hospedarse a Jean (el protagonista) a su mansión. Allí comenzarán a suceder una serie de acontecimientos que perturbaran a Jean los cuales conllevaran, finalmente, a que termine en una clínica psiquiátrica. Svankmajer presenta su película como:

“La película propone, en esencia, un debate ideológico sobre la gestión de un manicomio. En principio, hay dos maneras de hacerlo. Ambas son igualmente extremas. Una alienta la libertad absoluta; la otra, el método obsoleto de vigilar y castigar. Pero hay un tercer método que combina y resume los peores aspectos de los dos primeros[…]”

En el fondo, Lunacy es el tercer método: Cómo sanar a un loco que no lo es. Que terminó en un psiquiátrico por culpa de un marqués que jugó con su equilibrio mental y lo trastornó… Todo un experimento, un perfecto montaje de un bromista torturador blasfemo para su victima asustadiza.

TRAILER

Jan Svankmajer es sin duda uno de los directores más extraños con los que me he topado. Algunas de sus películas me parecen brillantes (los conspiradores del placer, el pequeño Otik); otras, algo tediosas por el innecesario abuso del stop-motion que lo caracteriza. Sin embargo Lunacy destaca en su filmografía. Tiene algo que la hace adictiva y funciona muy bien para iniciarse en el cine de Svankmajer.

Ojo con: las intermitentes animaciones stop-motion durante la película. Funcionan muy bien para pasar de una escena a otra además de resultar entretenidas. También presten atención lo que se puede observar mientras el marqués lleva a Jean en su carruaje: algo absolutamente fuera de contexto y sentido.

La película puede resultar perturbadora e incluso ofensiva para algunas personas por su fuerte contenido blasfemo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: