Posteado por: Wambo | 08/02/2011

El barco(Das boot), 1981


Extrañamente llamada en latinoamerica como El barco. Das boot resulta ser una película sobre un submarino de guerra alemán que, durante la segunda guerra mundial, debe dirigirse a un puerto español. Pero como en toda misión existen cambios de último momento, el alto mando les ordena ir a un puerto italiano surgiendo la dificultad de tener que cruzar un infestado Estrecho de Gibraltar por fuerzas aliadas.

La mayor parte de la película transcurre en el submarino, un espacio lo suficientemente reducido como para imposibilitar armar un equipo de grabación. Ahora, ¿Cómo lo hizo Wolfgang Petersen? en parte con paciencia y mandando a construir una réplica en tamaño real. Lo cierto es que maqueta o no las tomas sorprenden tanto que permiten una buena visualización e incluso logrando, en momentos, una tensa atmósfera claustrofóbica.

Si hay algo que se le podría criticar a esta película que está ambientada en los días de Hitler es que en ningún momento se manifiesta algún tipo de fervor hacia el nazismo. Más bien pareciera ser un grupo de hombres que luchan una guerra que no es suya; que no lograron entusiasmarse lo suficiente con los planes del Führer. Sin embargo es justamente ésto lo que me cautivó. Sea porque la película mal que mal es de 1981, treintaiséis años de finalizada la guerra cuando no sólo nadie añoraba el pasado hitleriano si no además se repudiaba cualquier relación e incluso insinuación con el tercer reich. Recordemos que Alemania en ese entonces se encontraba dividida por los vencedores de la guerra que Hitler no pudo ganar. O porque Petersen pretendía mostrarle al mundo que hubo soldados que fueron victimas de una ideología la cual no les interesaba; de cierta manera, ayudar a purificar la imagen estigmatizada del inhumano soldado alemán.

TRAILER

Propongo prestar principalmente la atención en tres sujetos. En primer lugar en el Capitán (Jürgen Prochnow): fantástico, impecable y con nervios de acero; quien mantiene la tensión. Luego en el 1º Teniente a bordo (Hebertus Bengsch): el impecable, meticuloso admirador del Führer al que nadie le presta demasiada atención. Y por último en Johann (Erwin Leder): el fantasma del barco que vive encerrado en el cuarto de máquinas.

La sensación que sentí durante el transcurso de la película fue en todo momento de incertidumbre. El suspenso es el mejor epíteto para esta historia. Uno termina por encariñarse con la tripulación y sentirse inmerso junto a ellos.

En definitiva, muestra otra cara del soldado alemán, expone la camaradería dentro de un submarino y lo tenebrosa que puede resultar la vida en las profundidades del océano.

Como dato interesante, una de las canciones que se pueden apreciar en la película corresponde a la chilena Rosita Serrano interpretando “La paloma”. Existe una versión extendida de la película que dura alrededor de cinco horas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: